29 de Septiembre | Día del Corazón

NO TE HAGAS
EL OSO.
HACETE UN
CHEQUEO.

Si ya sé. Me vas a decir: ¿Para qué, si me siento bien?
No es que quiera contradecirte, tal vez estés muy bien.
En ese caso el chequeo, sólo te va dar buenas noticias.
Pero es bueno que sepas que en muchos casos los problemas cardíacos son silenciosos. Un chequeo cardiovascular anual puede descubrir un problema a tiempo. Y en ese caso, en vez de preocuparte, vas a poder ocuparte de llevar una vida más saludable.
Prometeme que lo vas a considerar. En serio.

• Un chequeo cardiovascular es una evaluación integral y personalizada destinada a detectar factores de riesgo cardiovasculares o patologías cardiacas asintomáticas, con el fin de prevenir el desarrollo de eventos cardiovasculares (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y muerte).
• Los factores de riesgo para enfermedad coronaria más importantes incluyen la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el tabaquismo, la dislipemia, los antecedentes familiares de primer grado de enfermedad coronaria, el sobrepeso y el sedentarismo.
• Al detectar la presencia de alguno de estos factores, se pueden indicar modificaciones dietéticas y/o tratamiento farmacológico para el control de los mismos y fomentar una vida saludable.
• Además, un chequeo anual incluye el examen físico cardiovascular, la realización de un laboratorio básico (glicemia, perfil lipídico, creatinemia, hormona tiroestimulante y proteína C reactiva ultrasensible) y electrocardiograma.
• En algunos casos particulares se pueden considerar la realización de estudios de diagnostico adicionales (Score de Calcio con TC multislice, Eco Doppler Carotideo, Prueba ergometría, Tomografía Computada Multislice para evaluar art coronarias y SPECT cardiaco, entre otros).